Silvia Aguilar, una “santa” provida desconocida de México su vida por salvar a un bebé

GUADALAJARA, 11 de noviembre de 2013 (Notifam.net) – Han pasado cinco años desde que Silvia Aguilar González, una empleada doméstica de un pueblito del estado mexicano de Jalisco, falleció a causa de cáncer cerebral a los 37 años de edad, abandonada por toda su familia inmediata, y completamente indigente. Fue el precio que voluntariamente y con júbilo, pagó por salvar del aborto a un niño no nacido.Silvia y María emigraron a Guadalajara desde el mismo pueblito, y trabajaban como empleadas de limpieza para enviar dinero a sus familias, mientras compartían el mismo apartamento. Sus recursos eran escasos, y sus familias no eran de ayuda, pero Silvia fue tenaz en su determinación por salvar al bebé no nacido de María.El sufrimiento y el gozo de Silvia comenzaron varios años antes, cuando María quedó embarazada de un novio que se negó a hacerse cargo de su hijo. María quería tener un aborto, procedimiento que es ilegal pero desafortunadamente disponible en la ciudad de Guadalajara, donde las dos vivían y trabajaban.“Tu hijo va a vivir”, Silvia insistía a su amiga. “Lo cuidaremos juntas”.La familia de Silvia estaba enfurecida. La decisión de tener y cuidar al bebé, una pequeña que pronto nació de María, ponía en peligro el ingreso que ambas enviaban a sus hogares, y la familia de Silvia estaba enfurecida porque ella se estaba haciendo cargo de la hija de otra persona.Sin embargo, un día en 2007, cuando Silvia trató de levantarse de la cama, se encontró con que no podía caminar. Un tumor cerebral incurable y de lento crecimiento, que finalmente haría metástasis y le quitaría la vida, estaba destruyendo su movilidad.Durante un año, Silvia estuvo confinada a la cama y la silla de ruedas, mientras que los doctores buscaban diagnosticar su problema. María trabajaba para mantener a las dos, y su pequeña hija, que ya caminaba y hablaba, se quedaba con Silvia durante el día. Cuando el cáncer hizo metástasis y a Silvia la ingresaron al Hospital Civil de Guadalajara, María dejó de trabajar y se quedó con ella allí, mientras vivía en un refugio local para visitantes pobres.Recuerdo mi conmoción al visitar a Silvia en el hospital cuando estaba muriendo, y me encontré con que ni un solo miembro de su familia inmediata había venido a ayudarla o ni siquiera a visitarla. Solo un primo y su esposa estaban presentes junto con María. Yo había llegado en respuesta a un artículo del periódico sobre el caso, que mencionaba la desesperada situación financiera de las dos: sin ingresos, no podían pagar una operación para el cáncer de Silvia. Afortunadamente, un donante generoso y anónimo ya había intervenido para pagar la operación.Fue al reunirme y hablar con su amiga María que supe de la heroica decisión de Silvia de sacrificar su relación con su familia para salvar y cuidar a una hija que no era suya. Pronto supimos que la operación había hecho poco bien, y su cáncer era incurable. A la edad de 37, a Silvia le quedaban solamente unos días de vida.Visité a Silvia y María una vez más, en la noche de la muerte de Silvia. Descansaba pacíficamente en la cama, aunque su respiración era cada vez más forzada. María le hablaba al oído durante mucho tiempo, agradeciéndole todo lo que había hecho. Al día siguiente llamé y me dijeron que Silvia recién había fallecido.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s