Bebé abortado agonizó durante 10 horas

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Avalancha de mujeres entran en el abortorio en solo dos horas

Nos parece increíble que 19 personas entren en el abortorio Dator de 4 a 6 de la tarde. Poca gente en la calle, tarde fría, el personal de Dator entra y sale del abortorio. No somos muchos haciendo rescates y no llegamos a todas. Algunas nos prometen llamarnos. Una chica de unos 25 años sale con una mujer que dice ser su madre. La chica coge el folleto de ayudas. La madre la incita a que no nos escuche, la coge del brazo y la aparta. Pero la chica nos mira, se para y escucha. No sabemos si llamará. El personal del abortorio pasa y vuelve sobre sus pasos delante de nosotros. Dos no pelean si uno no quiere. Empieza a anochecer, estamos bastante cansados pero no queremos irnos. Una mujer sale del abortorio, su pareja e hijo la esperan fuera en su coche. Después de un rato callada, coge el folleto, nos mira, y hace una llamada perdida. La rescatadora no encuentra la llamada. Solo puede esperar que la llame otra vez. Dos horas más tarde recibe una llamada. Es ella. Quiere conocernos, quiere seguir adelante con su hijo. Marta, Luján, María, Rescatadoras Juan Pablo II.

| Deja un comentario

Las mujeres no somos una cosa que se usa. Somos personas.

Empapelando Madrid el pasado domingo con la escusa del Día Internacional contra la Violencia a las mujeres. Ocupando zonas de USO PÚBLICO. Unas doscientas mujeres se ofrecen parte de su cuerpo para que lo utilice quien “desee tener un hijo” y ofrecer públicamente su vientre para ALQUILARLO. El eslogan elegido, “Nosotras parimos, nosotras decidimos” (faltan palabras, NOSOTRAS PARIMOS NOSOTRAS DECIDIMOS QUE NUESTRO HIJO NO VIVA)es el mismo que utilizaban las feministas para apoyar el aborto.

Por favor no hablen en plural. Las mujeres no os necesitan. No sois mayoría. (Foto del cine callao, Madrid)

| 1 Comentario

María Stopes, la multinacional abortista, ha sido acusada de practicar abortos de modo clandestino en clínicas de ambos países

La Junta Médica de Kenia ordenó la semana pasada a la multinacional del aborto británica Marie Stopes, que suspendiese todos los servicios de aborto en el país, prohibido en el país excepto si la salud y vida de la madre está en riesgo. La suspensión procede de un comité organizado por la Junta de Médicos y Dentistas de Kenia (KMPDB) que investiga las acusaciones de que esta organización abortista estaba ofreciendo servicios de aborto en algunas de las 22 clínicas que tiene en el país. Los testigos que participaron en dicho comité acusaron a la organización de ofrecer abortos seguros previo pago de unos 50 dólares (unos 44 euros). La Constitución de Kenia defiende en su artículo 26 «el derecho a la vida» desde la concepción y determina que el «aborto no está permitido salvo que, en la opinión de un experto médico, haya necesidad de un tratamiento de emergencia o la vida o la salud de la madre esté en peligro». Además, se han producido varias redadas en los abortorios de Marie Stopes, en los que la Policía encontró a casi medio centenar de menores haciendo cola para recibir tratamientos contraceptivos, indicó el diario local Daily Nation.

La presidenta de Marie Stopes en Kenia, Hezron McObewa, explicó frente al comité que comenzaron una campaña de «salud sexual y derechos reproductivos» (eufemismo para el aborto) el pasado agosto que estaba consensuada con el Consorcio de Salud Reproductiva. Sin embargo, este comité dictaminó el pasado viernes que la multinacional del aborto suspendiese todos sus servicios de aborto en el país, Kenia no es el primer país en ser víctima del gigante del aborto. En 2012, se descubrió que la organización había practicado más de 500 abortos ilegales en Zambia, por razones sociales o simplemente porque el embarazo no era deseado, + en InfoCatólica

 

| Deja un comentario

Cadena de universitarios de rodillas en frente de un abortorio en EEUU

Front Royal, EEUU. Desde España, ¡Gracias!

| 1 Comentario

Presidente que quedara para la hemeroteca que apoyó dejar morir a los niños que hubieran nacido vivos sobreviviendo a un aborto

(InfoCatólica) Este mes de noviembre, la editorial norteamericana Crown publicó las memorias de Michelle Obama, esposa del ex Presidente de los Estados Unidos Barack Obama. En el libro, que inmediatamente se convirtió en un best-seller con más de un millón de ejemplares vendidos durante la primera semana, la ex Primera Dama habla tanto sobre su período en la Casa Blanca como sobre su vida anterior. Uno de los párrafos más intrigantes de esta autobiografía, titulada Becoming y caracterizada por sus intensos tonos feministas, se refiere a la experiencia del segundo embarazo de la Sra. Obama, descrita como «mi privilegio, el don de ser mujer». Llamativamente, Michelle Obama describe así a la niña no nacida: «Teníamos nuestras vidas exteriores, pero ahora estaba sucediendo algo en el interior, un bebé creciendo, una niñita […] esta pequeña vida naciente que ahora me daba codazos y presionaba mi vejiga con su talón. Nunca estaba sola ni me sentía sola. Ella estaba allí, siempre, mientras yo iba en coche a trabajar o cortaba las verduras para hacer una ensalada o estaba tumbada por la noche en la cama, leyendo, por enésima vez Qué esperar cuando estás esperando».

Como han señalado varios activistas provida, en este párrafo se reconoce claramente que los niños no nacidos son precisamente eso, niños, personas, alguien y no algo, porque un simple montón de células no puede evitar que nos sintamos solos, ni es «ella», ni mucho menos puede ser una «niñita» o un «bebé». Es imposible no percibir el contraste entre estas afirmaciones de la Sra. Obama y su postura pública a favor del derecho a acabar con la vida de los no nacidos. Su esposo, Barack Obama, fue quizás el Presidente más favorable al aborto de la historia de los Estados Unidos. Sus campañas contaron siempre con el apoyo, moral y económico, de los grandes lobbies abortistas norteamericanos, como NARAL Pro-Choice America y Planned Parenthood. Antes de ser elegido para la Presidencia, como parlamentario del estado de Illinois, defendió siempre el «derecho a elegir» (eufemismo para el «derecho al aborto») y votó en repetidas ocasiones a favor de dejar morir a los niños que hubieran nacido vivos sobreviviendo a un aborto. Ya siendo Presidente, cuando se le preguntó sobre el momento en que empezaba la vida humana respondió evasivamente, diciendo que esa pregunta «superaba sus competencias» (above my pay grade). Eso no le impidió apoyar en todo a Planned Parenthood, la organización dedicada a acabar con esas vidas que no sabía si eran humanas o no, ni aprobar numerosas políticas favorables al aborto. Por ejemplo, en 2009 rescindió la Política de Ciudad de México, que evitaba que los fondos federales norteamericanos se destinaran a organizaciones que realizaban abortos. Asimismo, criticó al Tribunal Supremo por aprobar algunas restricciones para la terrorífica práctica del aborto por nacimiento parcial, en el que se extrae parcialmente al niño del seno materno (generalmente hasta el ombligo) para envenenarlo o despedazarlo, con la excusa de que todavía está en parte dentro de la madre y por lo tanto no tiene derecho a vivir. En sus apariciones públicas, la propia Michelle Obama se mostró siempre favorable al aborto o «libertad de elección de la mujer, porque el gobierno no debe inmiscuirse en si una mujer acepta o no la sagrada responsabilidad de la maternidad». También rechazó la prohibición del aborto por nacimiento parcial, que consideró «legítimo», y apoyó el derecho a abortar niños en los últimos meses del embarazo, cuando ya están perfectamente formados. Es difícil cuadrar esto con sus afirmaciones en el libro, que muestran claramente que la mujer embarazada ya es madre y, por lo tanto, la única forma de no aceptar esa «sagrada responsabilidad de la maternidad» sería eliminar al hijo que ya lleva en su seno. Las palabras de la ex Primera Dama también contrastan con otra revelación del libro: después de un aborto natural, las dos hijas del matrimonio fueron concebidas mediante fecundación in vitro, una técnica que suele conllevar la eliminación de multitud de embriones «sobrantes» Infocatolica.

| Deja un comentario

En los países donde hay aborto legal, también mueren por aborto.

Manipulación de las Estadistas para Implementar la Agenda Mundial de Reducción de la Población en Países con Recursos. INVESTIGAR NSSM 200 y EL NSSM 201 (Documentos Oficiales). No existe el aborto seguro, Dra. Brandolino.

| 5 comentarios