Si fuera tu cuerpo, después del aborto serías tú la que morirías

Imagen | Publicado el por

Actor le escribe un poema a su hijo abortado en un programa de TV.

El actor y comediante italiano Andrea Roncato protagonizó el programa italiano Verissimo y dio un conmovedor testimonio pro vida. Le dijo al presentador del programa:

“Extraño tener un hijo. Fue el error de mi vida. Cuando era muy joven, tuve la oportunidad de ser padre, de tener un hijo, pero lo aborté. Ahora, me he vuelto muy fuerte contra el aborto. Incluso escribí un libro para este niño que nunca nació, titulado Te habría gustado “.
Roncato, que ahora tiene más de 70 años, se arrepintió de su decisión de abortar a su hijo y, de luto, escribió este poema (traducido del italiano de su libro mencionado anteriormente) a su hijo:

“Me hubiera gustado que fueras pequeño, para poder abrazarte.
Me hubiera gustado que fuera grande, para poder apoyarme en usted.
Me hubiera gustado que estuvieras mirando por la ventana en invierno, viendo la nieve comenzar a caer.
Me hubiera gustado que estuvieras acostado debajo de las mantas durante una tormenta, en silencio para poder escuchar el sonido de la lluvia.
Me hubiera gustado que fuera amable con los perros, para poder acariciarlos,
y cariñoso con los ancianos, para que puedas amarlos.
Me hubiera gustado que fueras guapo, para poder presumir de ti,
con ojos grandes, como los de tu madre.
Me hubiera gustado cantarte, hacerte dormir y continuar el sueño que te despertó.
Me hubiera gustado que fuera tímido, para poder verlo sonrojarse,
y terco, para poder discutir contigo.
Me hubiera gustado que estuvieras a mi lado, para que los dos pudiéramos caminar en silencio,
tratando de entender lo que el otro estaba pensando adentro y no podía decir.
Me hubiera gustado enseñarte todas las cosas que no sé hacer.
Me hubiera gustado que te fueras algún día, así podría tener el placer de verte volver a casa.
Me hubiera gustado que experimentaras tu primer amor.
Me hubiera gustado que estuvieras cerca de mí el día que deba abandonar este mundo.
Desearía haberte deseado, esa vez cuando no te quería … “

Roncato ahora es un firme defensor de la vida  Aleteia,

Tu tienes un nombre, ¿por qué no el no nacido?. Presidente de Chile promulga ley para dar identidad a bebés muertos antes de nacer

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, promulgó este martes 13 la Ley Mortinato que permitirá a madres y padres sepultar con nombre y apellido al hijo fallecido antes de nacer. La Ley Mortinato fue apoyada por diputados de distintas bancadas y alentada por el “Colectivo Ley de Identidad NN” -del latín Nomen Nescio, para describir a una persona sin nombre- integrado por la Fundación Amparos, Fundación Ángel de Luz y el Movimiento de Mujeres Reivindica, dedicadas al trabajo con la maternidad, los derechos humanos y el duelo gestacional. Aciprensa

La mujer que venció a todas las presiones para que abortara

La propia madre de Michelle arregló los papeles para que se sometiera al aborto. Ella llegó a acudir a la clínica, pero una mujer hizo que cambiara de idea.

Tenía 19 años cuando se quedó embarazada. No se lo esperaba y como cualquier joven a su edad tenía planes de futuro. “Yo iba a comenzar las clases de estética en septiembre y pensaba compaginarlo con un trabajo que tenía cuando me enteré que estaba embarazada; no me lo esperaba”. Consciente de su edad y que era dependiente de su madre, Michelle se vio sometida a una gran presión tanto social como familiar. “Me dijeron que iba a arruinarles la vida y la mía, que no podían alimentar una boca más y me presentaron a otras personas de la familia que habían abortado. Hubo un momento en el que pensaba que realmente le estaba arruinando la vida a mi familia. Me convencí de que yo era el problema y, sentada en un puente, pensé en quitarme del medio”, ha contado.  “Cuando fui al médico, me dijo: ‘aquí están los papeles para que abortes’. A ti te dicen aborta, aborta, aborta… por todos lados. Entonces yo fui de cabeza”, señala. Tras realizar el papeleo que exige la Seguridad Social, Michelle acudió a la clínica dispuesta a abortar y de esta manera resolver el conflicto que estaba teniendo con su familia y su novio. Recuerda que “iba tan ciega que no vi que había una señora delante de mí hasta que me empezó a hablar”. “Me paró y recuerdo que me preguntó, ¿qué es lo que necesitas para no abortar?”, rememora. Esta es la pregunta que ha reconocido   Michelle que fue como “la luz que me hizo despertar y darme cuenta de lo que estaba a punto a realizar ”. Se sentó llorando en una esquina con Marta, mientras ella le hablaba ofreciéndole su ayuda.  “A ti te dicen aborta, aborta, aborta… por todos lados… entonces yo me fui de cabeza”, señala. Completa en Cope.es

Siempre la misma pregunta: ¿por qué no estabais ahí cuando entre a abortar?

Llevo poco tiempo yendo a rescates, pero creo que no podré olvidarme nunca de una chica que salía del abortorio Dator. Iba sola andando hacia el metro. Marta y yo nos hemos cruzado con ella.  Nos ha escuchado unos minutos, callada.

Salía de abortar. Y de repente, entre lágrimas levanta la voz y nos dice: ¡Por qué no estabais ahí antes cuando entre a abortar! si hubierais  estado antes no lo habría hecho. Y esto me ha dejado mal, se me hizo un nudo en la garganta. No paraba de mirar a Marta y después a mí diciéndonos que éramos como unos ángeles, que ella sabía que esto era una señal. Y después nos contó que hace unas semanas entró dos veces a la clínica abortiva, la primera para informarse y en la segunda le hicieron una ecografía, un análisis de sangre y demás pruebas por la seguridad social pues la avisarían posteriormente de la cita para abortar. Al terminar acudió a la recepción y dijo que no quería llevar a cabo el aborto, a lo que le contestaron amenazando con llamar a la policía y con que tenía que pagar las pruebas, y que no podía hacer otra cosa ya, acotando las  posibilidades de elección.

Lo curioso es que después el aborto no se lo cobraron, pues como dijimos antes, venia de la seguridad social, entonces… ¿.por qué tuvo que pagar las pruebas de la segunda cita?

Ella nos insistió que tuvo miedo y que se sintió amenazada ahí dentro, ella con su bebe y un nivel muy alto de presión por parte del personal.

Marta me cuenta que esta frase nos la dicen muchísimas chicas, ¿por qué no estabais ahí cuando entre a abortar? No he parado de ir a rescates desde entonces. Alfredo Pascual, estudiante, rescatador Juan Pablo II. 

Cada año unos 100 niños sobreviven al aborto solo en Alemania

El bebé de Oldenburg“. Eso fue lo que los medios alemanes llamaron Tim Guido cuando nació accidentalmente vivo el 6 de julio de 1997, en el hospital Städtische Frauenklinik en Oldenburg, Alemania, después de un aborto fallido. Al ser diagnosticados con síndrome de Down, los padres biológicos de Tim decidieron abortarlo durante la semana 25 del embarazo. Según Youth Defense, se lo consideraba tan prematuro que los médicos no pensaron que alguna vez sobreviviría al parto, por lo que es probable que el abortista nunca le inyecte el cloruro de potasio que lo habría matado antes de que se indujera el parto. Pero Tim no murió. Nació vivo, respirando y moviéndose. Sin embargo, nadie lo ayudó, al principio no. Durante nueve horas, Tim se quedó solo, simplemente envuelto en una toalla, hasta que una de las enfermeras finalmente encontró la compasión para ayudarlo, y sus acciones convencieron a los médicos de que hicieran lo mismo. Si bien Tim sobreviviría, esas horas sin atención médica lo dejaron con discapacidades. Sus ojos, cerebro y pulmones habían sufrido daños, y durante los primeros años de su vida, se sometió a múltiples cirugías. Más tarde se le diagnosticaría autismo. Sus padres biológicos aún se negaron a cuidarlo, pero Bernhard y Simone Guido, padres adoptivos que habían planeado adoptar una niña sana, le echaron un vistazo a Tim y sabían que estaba destinado a ser su hijo. “Inmediatamente pensamos: nos pertenece”, dijo Simone al Irish Times (foto). Los médicos no pensaron que Tim viviría más de dos años debido a las complicaciones con su salud. Pero él demostró que estaban equivocados. Con el amor y el apoyo de sus padres adoptivos, Tim recibió toda la terapia y los tratamientos que necesitaba, incluido el tiempo dedicado a participar en la terapia con delfines, lo que lo ayudó a dar grandes pasos en sus habilidades motoras y de comunicación. Después de la terapia con delfines, pudo asistir a una escuela especializada. Los padres de Tim cambiaron para siempre por la alegría que Tim trajo a sus vidas, y criaron a dos niños más con síndrome de Down. Tim y sus hermanos fueron criados con amor. En enero, Tim murió repentinamente a los 21 años después de desarrollar una infección pulmonar. Sus padres dijeron que pasó sus últimas Navidades y Año Nuevo felices con su familia. “Estamos muy tristes y aún no sabemos cómo debemos llegar a un acuerdo con la pérdida de nuestro hijo, que era único, lleno de vida y de alegría”, dijeron sus padres en un comunicado. “Por supuesto, estamos pensando mucho en la vida de Tim ahora y nos hemos guardado muchos recuerdos muy agradables”. Los padres biológicos de Tim demandaron al hospital en 1998 por no matar a su hijo, afirmando que no habían sido informados de que tenía la posibilidad de sobrevivir. Se suponía que el abortista debía ser acusado de agresión, pero nunca se presentaron cargos y la investigación se cerró. En 2003, fue multado con € 13,000 por no cuidar a Tim cuando nació vivo. Según Youth Defense, el profesor Dietrich Berg, presidente de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Alemania, estima que cada año, alrededor de 100 niños sobreviven al aborto en Alemania. LiveAction

¿Porqué se están cerrando abortorios en EEUU?

Un anuncio en Nueva Gales del Sur mueve el corazón del pueblo. Científicamente exacto, la cartelera fue creada por el grupo en defensa del No Nacido Emily’s Voice, y representa a una mujer embarazada junto con las palabras: “Un corazón late a las cuatro semanas”. El alcalde ya retiro otras e intenta retirar las de los anuncios. En EEUU se están cerrando abortorios desde 1997. ¿Cuál es la diferencia? Sin miedos a enseñar vídeos y fotos del aborto, defendiendo la Verdad, sin complejos.