Opinión sobre el aborto desde la perspectiva de los legisladores latinoamericanos

La interrupción voluntaria del embarazo por parte de la mujer viene marcando la agenda política de los países de América Latina a lo largo de la última década. El cambio drástico de postura del Frente Sandinista de Liberación Nacional cuando llegó al poder en 2006 poniendo punto final a la ley que desde 1891 permitía el aborto en Nicaragua en casos de riesgo para la vida de la madre, daños irreversibles al embrión o feto, o cuando el embarazo fuera fruto de una violación o incesto supuso una concesión a la jerarquía de la Iglesia católica que en contrapartida facilitó el regreso al poder de los sandinistas que hasta entonces habían mantenido posiciones claramente proabortistas. Nicaragua ha supuesto el trastoque más señalado por cuanto que la adopción de la medida estaba avalada por un gobierno de clara connotación izquierdista lo que venía a poner en tela de juicio la existencia de una correlación ciega entre izquierda y aborto. Es un escenario similar que, con matices, se encuentra en Bolivia, Venezuela y Ecuador. En Bolivia el aborto sigue siendo ilegal salvo para prevenir daño a la salud de la mujer o en casos de violación. El presidente Correa, Ecuador incluso ha llegado a vincular su continuidad en política si esa posición avanzara asumiendo, por consiguiente, las posiciones más conservadoras de la sociedad ecuatoriana como un académico ha puesto de manifiesto.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s