Impotencia

Llevo poco tiempo haciendo rescates en las puertas de los abortorios de Madrid. El sábado 25 de enero viví algo que todos los rescatadores dicen que ven muy a menudo haciendo rescates. Algunos no pueden soportar la impotencia de no poder hacer nada. Llevábamos más de una hora dando información a las mujeres que entran al abortorio. Llega una pareja joven (no sé si llegarían a los 18) y una mujer que parecía la madre. A la chica se la ve muy triste. Me mira cuando me acerco con un folleto. Me escucha. Su novio y madre, responden a todo, sin dejarle decir nada a ella. Ella no quiere entrar, no puede contener las lágrimas, y llora… pero en silencio. Otro rescatador y yo le hablamos de MasFuturo, y de las ayudas que damos, mientras seguimos entrando en su corazón y ella va abriendo sus ojos y dándose cuenta de que hay otra opción, otro camino que no conocía… Empiezo a animarme pensando “vamos a poder salvar a su hijo”. Me mira, pidiéndome ayuda. La madre y el novio en cuanto ven que va a echar para atrás la cogen violentamente y entran en el abortorio. “Pobre chica que no tiene ningún apoyo, ninguna amiga ni nadie de su familia…”. Ahí es cuando me dan ganas de frenar al chaval y decirle que le deje responder a ella. Estoy triste y me siento impotente, pues estuvimos a punto de rescatar a su hijo… y nos lo quitaron de las manos. Solo me queda llorar y dedicarles una oración a esa niña y al que habría sido su hijo. Ernesto, ingeniero y rescatador Juan Pablo II.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Impotencia

  1. Tati dijo:

    Continuad así, ánimo!!! Aunque 100 digan no 1 persona que dice sí vale todo ese esfuerzo. Es muy bonito que esteis donando vuestro tiempo por salvar vidas. Es tan bonito que penséis en las madres y en los hijos que llevan en su vientre, es un acto muy solidario.Hay gente egoísta que solo piensa en SU familia en SUS hijos pero vosotros pensáis en los demás, en esas madres y sus hijos que son invisibles para la sociedad. Gracias en nombre de todas las mujeres,hombres,padres,madres e hijos/as que habéis ayudado y estáis ayudando, hasta las que no os han hecho caso o no las han dejado, gracias por estar ahí.

  2. Santiago dijo:

    Tati, yo no diría que piensan en SU familia, ni en SUS hijos. Sino no matarían a sus hijos/nietos ni destrozarían la vida de su hija/novia.

    • Tati dijo:

      Santiago, no me refería a la gente que entra a abortar sino a la gente de la sociedad en general que no hacen nada para que esta barbarie del aborto pare. No están en las puertas de los abortorios (como lo están los rescatadores), no ayudan a las mujeres embarazadas…solo emiten juicios contra personas que se salen de lo establecido en sus normas, diciendo por ejemplo:
      Mira esa, tan joven y ya embarazada o mira esa, pobre y embarazada otra vez…
      Se preocupan solo con los suyos y los otros que les den..por eso admiro la labor de los rescatadores, porque no están pensando en su familia ni en sus conocidos, sino en personas que ni conocen y quieren ayudar.

    • Bárbara Valdivia Muro dijo:

      Aunque dudo mucho que halla afectado esto al novio, este parecía estar más que de acuerdo, y no puede creer que todavía tenga la hipocresía de ir a acompañarla a matar a su hijo =/; no se supone: ‘mi cuerpo, mis reglas’?

  3. JLC dijo:

    Tienes mucha razón, Tati: has puesto el dedo en la llaga: sociedad débil, dócil, arrejuntada, no unida, con infiltrados robustos, y minorías poderosas ajenas a la realidad y en el fondo desesperadas e indefensas frente a una muchedumbre seducida con las mismas armas tecnológicas que, por primera vez, podrían servir a la gente sencilla mayoritaria para voltear injusticias pacífica y rápidamente. Estas cuestiones sin embargo no espantan verdaderos rescatadores.
    Algunos otros rescatadores sí necesitan ciertos apoyos jerárquicos .Prefieren malas palabras y apoyo real, a buenas palabras de poetas de salón o espirituales virtuales enamorados de la vida moderna que luego, a la hora de la verdad, les dejan abandonados.
    Sería bueno que alguna de estas personas significativas apoyara la labor del rescatador, porque de lo contrario seguirán ahogándose vocaciones. Hay quien es capaz de salir de la sociedad adiestrada que comentas para dejarse rescatar y rescatar, hay quien puede padecer un gran dolor por sentirse abandonado por aquellos que más necesita, y hay vidas que dejan de ser rescatadas, por la desidia del devoto de la diosa comodidad, diosa traicionera, con su séquito de antidiosas, tales como la tristeza, la cobardía, y la más inesperada y gamberra: la mofa y agresión de aquellos a los que nos hemos rendido y servimos con anticatequesis de 4 millones o más de seguidores diarios, para recibir el esperable salario de los que necesitan marcar distancias con aquellos que les repugnan por razones sobrenaturales pero también naturales en cuanto a la grima que les produce nuestra incoherencia esperpéntica. Es la incoherencia del mundanizado lo que el relativista borrego somete a escarnio en muchas ocasiones en nuestro país; las capitulaciones ingenuas las que no nos perdona el antivida pese a que se sirva-y de qué manera- de ellas. La indiferencia mundialista en la situación particular de nuestro país paga traidores tibios con burlas obscenas.

    Dios tenga piedad de nosotros.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s