¿Cierra Ginemédica, la clínica de abortos de Valladolid?

Ángel Santaolaya Gallardo, exconcejal socialista y empresario del aborto en Valladolid, ha decidido cerrar el abortorio Ginemédica (acreditada para realizar abortos hasta el final del embarazo). La Fecundación in vitro da más dinero y mejor fama: Aunque sea una buena noticia, lo es solo en parte. Santaolaya ya era propietario al 80% de Ginemédica, y ahora la compra por completo para cerrarla y ganar dinero de otra forma. En primer lugar con la fecundación in vitro, negocio para el que tiene cuatro clínicas y que da más dinero, porque mientras con un aborto ganaba unos cientos de euros, terminando con una vida, con el otro gana unos miles en cada ciclo y, o bien fracasa, y la cliente vuelve (o no), o bien coopera en el nacimiento de una persona, por mucho que haya sido traída al mundo de forma indigna (y que otros embriones mueran en la operación, o sean congelados para dejarlos morir más tarde). Santaolaya, de quien un suministrador de maquinaria decía con acierto que “igual da la vida que la quita” podrá seguir sintiéndose señor de la vida y de la muerte, pero podrá presumir de lo primero sin que sea tan conocido lo segundo. Enhorabuena por lo que toca a cada quien que haya ayudado en la defensa de la vida para lograr este cierre, y enhorabuena también a quienes allí trabajaban, pues ahora podrán tener un trabajo digno, que solucione los problemas sin quitar vidas.  Ya se entiende que si considero la FIV una manera indigna de nacer, no me parecería digno que se trasladaran ahí los empleados de Ginemédica (por el comentario de Santiago Ll. que lo presupone); de todos modos, los dos médicos de esa clínica irán al paro, de hecho, quizá entre los motivos del cierre esté que la nueva ley exija alguna especialización a los abortistas. No se si se exigirá ni si Santaolaya teme simplemente que se dejen de pasar por alto como hasta ahora la multitud de ilegalidades que cometen las clínicas abortistas. Lo que se es que los dos que estaban empleados en Ginemédica (clínica supuestamente “ginecológica”) no eran ginecólogos y que uno de ellos se va a presentar ahora al MIR.  (Para Sonia G. y demás empleadas de RENFE.) El Dr. Nalda es uno de los socios de Santaolaya en Ginemédica. No tiene la especialidad. Es la persona que la empresa tuvo al frente de las consultas de ginecología durante 20 años, como falso ginecólogo, hecho que se puede comprobar por la multitud de pacientes que atendía y que desconocían que no fuera especialista (incluidas las empleadas de renfe que anualmente eran atendidas en Ginemédica). Pero esto lo conocen prácticamente todos los ginecólogos de Valladolid, el que no se haya reclamado apúntelo usted al hacer balance en el “haber” de la tolerancia al aborto, que hasta ahora se ha considerado que todo lo justifica; si es usted de las que piensa que no todo se justifica por eso, le animo a reclamar sus derechos y a apuntar ese engaño en el “debe”. Las revisiones previas y posteriores de las pacientes que abortaban tampoco eran vistas por un ginecólogo, a pesar de que el concurso del Sacyl exige que esos actos los realice un ginecólogo. Es el abuso de la Ley que hasta ahora ha imperado en España; y es que todo lo que sea siquiera la sombra de control sobre las clínicas de abortos es considerado “retrógrado”.  Santiago Mata, InfoCatólica.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s