Una empleada de un abortorio se convirtió en pro vida después de ver la cara de un bebé al momento de ser abortado

baby_ultrasound_face_810_500_55_s_c1

…”Estaba confundida al mirar los miembros sangrientos del bebé. Incluso puedo decir que sentí la presencia del demonio”…Por Sarah Terzo de LiveActionNews – de Campagne Québec-Vie, traducción libre para catolicasmexico.com

En 2008, el Instituto de investigación de la población, publicó el testimonio de una ex directora  de una clínica de aborto con el seudónimo de Zlata. Aunque estaba muy implicada en el aborto y trabajó durante seis años en la clínica, hoy Zlata se considera pro-vida. Cuenta su historia: recuerdo que una vez en particular, haber asistido al quirófano en la clínica donde trabajé durante seis años como asistente médico. Me quedé detrás del doctor y pude ver todo mientras practicaba el aborto en una mujer embarazada de 20-22 semanas. A las 20 semanas, el bebé está completamente desarrollado. Él o ella pesa alrededor de 9 onzas y mide alrededor de 10 pulgadas de longitud. Tiene los dedos, dedos de los pies, cara y todos los órganos de un bebé recién nacido incluyendo, si es una niña, su útero y los ovarios propios. Sus cuerdas vocales están bastante desarrolladas para llorar. Puede oír desde la 14a semana después de la concepción; Responde al tacto y puede sentir dolor. “Pude ver la cara del bebé. No sé cómo describir lo que sentí en aquel momento. Me di cuenta que acabábamos de matar a un ser humano. estaba confundida al mirar los miembros sangrientos del bebé. Incluso puedo decir que sentí la presencia del demonio. Fue muy inquietante.Pero al mismo tiempo pensé: es legal, debe ser lo correcto. Pero todo mi ser estaba gimiendo contra lo que había visto. Sentí la muerte. Me daba vergüenza y Mi mente estaba tan cegada por la oscuridad que no era capaz de hacer nada. A veces pienso en ese día y creo que debí haber huido o haber intentado detener esta locura. ¿Qué es lo que estábamos haciendo, como profesionales de la medicina, como seres humanos? ¿Qué pasó con nuestros corazones? ¿Dónde estaba nuestra compasión? Si este niño hubiese nacido prematuramente en 20-22 semanas, habría tenido la oportunidad de vivir. Pensé: “Oye, todo el mundo, piensa en lo que haces… Piensa en las consecuencias del aborto. Imagínese que es usted. Imagine que está en el lugar más seguro, en el vientre de su madre. No tiene ni idea de cómo va a terminar mal, cómo se desgarrará en pedazos tu vida. Traicionamos a nuestros niños. Interrumpimos sus valiosas vidas tan abruptamente, tan inesperadamente. Creen que el aborto trae alivio, pero en cambio trae el vacío, vergüenza, dolor, pesar, sentimientos de muerte…”`… Es tan fácil anestesiar su conciencia. Nadie quiere admitir a otros, o a uno mismo, que hizo algo malo. Cuando surgen los trabajadores clínica de aborto, debemos apoyarlos y aceptarlos. La empleada termina su testimonio diciendo: ¡Despierta, mundo! ¡¡¡Despierta!!!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s