Una madre y su hija por nacer demandan a Uruguay ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Comisión Interamericana Derechos HumanosUruguay enfrenta una grave denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, esta vez interpuesta en nombre de una madre y su hija por nacer. Los hechos. En la Ciudad de Montevideo, el 9 de marzo de 2012, Jacqueline Edith Grosso Nuñes, de 46 años de edad, embarazada de veinte semanas (cinco meses), sufrió una agresión física por parte de un vecino, la cual le provocó hemorragias y contracciones en forma inmediata. A pesar de ello, al llegar la Policía al lugar de los hechos, detuvo ilegalmente a la mujer durante varias horas en el calabozo de una comisaría, junto con otros presos, persistiendo visiblemente la hemorragia. Esto habría ocurrido incluso siendo Jacqueline la víctima de la agresión, debido a una cierta amistad existente entre el agente que concurrió ante la denuncia y el agresor de la mujer. Liberada a última hora de la tarde de ese mismo día, Jacqueline acudió a un sanatorio, donde se le realizaron varios exámenes sin advertir que la hemorragia había derivado en una infección. Fue dada de alta al día siguiente, contra lo que indicaban todos los antecedentes del caso. Veinticuatro horas después, la mujer experimentó una rotura de bolsa y reingresó al sanatorio. Allí, sin contar con su consentimiento ni informarla debidamente, se le suministraron ocho pastillas de Misoprostol, todo lo cual culminó con la expulsión uterina y el inmediato fallecimiento de su hija, Victoria Jazmín, en una decisión no sólo moralmente sino también médicamente inaceptable. La lucha de Jacqueline. A partir de aquí comienza la lucha de Jacqueline por superar las secuelas personales de esta tragedia, así como por la recuperación del cadáver de su hija para sepultarlo. A pesar de que ella tiene derecho a sepultar a su hija según las creencias de la familia, sólo pudo lograrlo dos años después de iniciadas las primeras peticiones. En efecto, luego del aborto, el cuerpo de la niña fue retenido por funcionarios hospitalarios, y conservado finalmente en la Morgue de anatomía patológica de un nosocomio. Durante dos años la Justicia uruguaya adujo que los fetos de menos de 500 gramos no son personas para la legislación uruguaya, sino “desechos patológicos”, sin derecho a sepultura. Para Jacqueline y su familia, enterrar a su hija era la única forma de poder concluir humanamente el drama y superar el dolor. + en: observatoriointernacional.com

Este caso nos suena en España. Solo hace un año. Pero aquí los abortorios siempre ganan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una madre y su hija por nacer demandan a Uruguay ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

  1. fallenangel dijo:

    Y qué iban a hacer los médicos?. No hacer nada, no evacuar el útero y permitir que la mujer (y el feto, que encima a ese tiempo no iba a vivir) muriesen de septicemia?. Hubiera sido una negligencia gravísima.
    Lo sé muy bien. Cuando yo tenia 36+5 de embarazo fui al hospital porque esa misma mañana habia soñado que estaba orinando, me desperte sobresaltada y descubri furiosa que me habia orinado en la cama. No pensé que estuviera de parto porque no tenia ningún dolor.

  2. fallenangel dijo:

    Horas despues sufrí unos pinchazos a los que tampoco di demasiada importancia, pero mi marido, que esa mañana libraba en el trabajo, me dijo tenia mala cara, que lo mejor era ir al hospital. Buena idea: tenia la bolsa rota.
    Me ingresaron para provocarme el parto al día siguiente. Tras diez horas en las que solo notaba algo de presión de vez en cuando y no dilate nada, me dieron una noticia que rezaba para que ocurriera desde que entre en la sala de dilatación: iba a quirófano para me fuera practicada una cesarea. Iba más feliz que una perdiz, aunque acobardada por el riesgo y el miedo a no salir de la mesa de operación. Hasta recuerdo que le pedí a Dios que no me dejara morir ahí, que no quería dejar a mi hija sola y con un viudo traumatizado por padre. Hasta le dije a mi suegra que le dijese a mi marido, que justo en ese momento no estaba ahí, que le queria, que no se preocupase. No quería que, si yo no salía viva de quirófano, él se culpase, se atormentase por nada.
    Salí y mi hija nació con 36+6 semanas.

  3. fallenangel dijo:

    Comprendo el dolor de esta mujer, pero los médicos actuaron correctamente.
    Lo que sí que debía permitirse es que se enterrara al feto, debía normalizarse en todos los países, para que las mujeres que quisieran pudieran dar un funeral a sus pequeños. Deberían facilitarlo. Si se permite que se entierre una mascota, aqui en España en algunos sitios, que me parece muy bien, por que no un feto.
    En cuanto a los dos innombrables que han provocado esa tragedia, espero que se haga justicia. Espero que la mujer logre recuperarse algún dia.

  4. Los que practican abortos, dudo en llamarles médicos, no respetan, como en este caso, la voluntad de una mujer de no realizarse un aborto. El Dinero Manda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s