¡Un bebé salvado!

Acabo de llegar a Costa Rica. No se el tiempo que estaré aquí. La ley del aborto aquí no es como en España, donde el aborto es un derecho y abortar es como un anticonceptivo. En Costa Rica todavía el no nacido tiene importancia. Echo de menos los rescates. Ayudando algunas iniciativas locales veo algunas chicas que están convencidas de abortar. Entrevisto a algunas. Las escucho, sus vidas, lo que les preocupa. Les hacemos una ecografia y poco a poco ella va viendo que todo en la vida puede cambiar, pero nadie le devolverá a su hijo. Hemos montado una red de ayuda con las organizaciones locales. Parece sencillo pero hace falta mucha experiencia. Acabo de rescatar a mi primer bebé, aquí. Me encanta ver como sus vidas, madre e hijo, cambian, ella empieza a ver las cosas feliz. Y yo también. Cuando escribo a los rescatadores Juan Pablo II veo que todos estamos muy unidos, fuertes a la presión de los pro aborto. Porque el dinero millonario de los abortistas no da la felicidad a las mujeres después de que elijan que su hijo no viva. Ana de Elias, Rescatadora Juan Pablo II.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s