“Derrogen la ley del aborto impuesta”: Carla Lockhart, miembro de la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido para Irlanda del Norte

Carla Lockhart, miembro de la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido para la circunscripción de Irlanda del Norte instó a que se derogue una sección de la legislación británica del aborto que afecta a su país, para que el gobierno pueda legislar sobre el tema. “Hoy quiero señalar a esta Cámara, en nombre de los miles de personas en toda Irlanda del Norte que adoptan una postura provida, que queremos derogar la sección 9 con efecto inmediato y permitir que la Asamblea de Irlanda del Norte debata, discuta y reúna pruebas sobre este tema emotivo”, dijo Lockhart el 8 de enero durante su discurso inaugural en la Cámara de los Comunes en Westminster. Lockhart, miembro del Partido Unionista Democrático (DUP, por sus siglas en inglés), fue elegido diputada por Upper Bann en las elecciones generales del Reino Unido el 12 de diciembre de 2019. La sección 9 de la “Northern Ireland (Executive Formation etc) Act 2019” despenalizó el aborto en Irlanda del Norte y puso una moratoria sobre los procesos penales relacionados con el aborto, y obliga al Gobierno del Reino Unido a crear acceso legal al aborto en la región antes del 31 de marzo.   

El aborto fue y debería ser un asunto autónomo, sin embargo, esta Cámara ha impuesto a Irlanda del Norte las medidas más extremas de aborto de Europa”, acotó.

La región rechazó la Ley de Aborto de 1967 que legalizó el aborto en Inglaterra, Gales y Escocia, y los proyectos de ley para legalizar el aborto en casos de anormalidad fetal fatal, violación o incesto fallaron en la Asamblea de Irlanda del Norte en 2016.

Lockhart pidió que el Gobierno provea un centro de cuidados paliativos perinatales, una unidad de salud mental materna y mejores servicios de cuidado infantil.

Antes de la liberalización del aborto, esta práctica solo estaba legalmente permitida en Irlanda del Norte si la vida de la madre estaba en riesgo o si existía el riesgo de daños graves o permanentes a largo plazo para su salud física o mental. El gobierno británico realizó un referéndum sobre un marco propuesto para la provisión legal del aborto en Irlanda del Norte en noviembre y diciembre de 2019.

El aborto autoinducido, el aborto selectivo por sexo y el uso de sustancias químicas ilícitas para abortar fueron legalizados hasta las 24 semanas. Esta práctica solo era permitida en Irlanda del Norte si la vida de la madre se encontraba en peligro o si existía un riesgo permanente de daños graves para su salud física y mental.

Lockhart respondió al marco propuesto diciendo que “es incomprensible que el gobierno, sabiendo que el aborto es un asunto descentralizado, haya publicado propuestas de consulta para introducir cambios que van mucho más allá de lo que realmente ha requerido el Parlamento”.

Ella acusó que “en Irlanda del Norte el aborto a pedido, por cualquier motivo, será legalizado hasta el punto en que un bebé sea capaz de nacer vivo”. “Tengo entendido que no se realizará ninguna consulta sobre el texto legislativo de las regulaciones. Con respecto al aborto, es bien sabido que el detalle del texto es crucial”, dijo Lockhart

Además, pidió que los parlamentarios, al menos, sean consultados antes de que se redacte el texto específico de los reglamentos. Tras el discurso de la parlamentaria, Catherine Robinson, portavoz de Right To Life UK, comentó: “Compartimos la decepción y la frustración de la Sra. Lockhart con respecto a la imposición de leyes de aborto extremo en Irlanda del Norte por parte de un gobierno que afirma apoyar el acuerdo de descentralización”. Aciprensa

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.