Bebe no nato incluido en la beatificación de toda la familia victima de los nazis

El Papa Francisco ha declarado este mes de diciembre el martirio de una familia católica polaca, asesinada por ocultar judíos en su casa en el año 1944. Se trata de Jozef y Wiktoria Ulma, quienes fueron ejecutados, junto a sus seis hijos y al pequeño de siete meses del que estaba embarazada la mujer. Es la primera vez que en una causa de beatificación en la Iglesia católica se incluye a una persona concebida, de siete meses, pero aún no nacida. El matrimonio Ulma era una familia campesina, de la localidad de Markowa, a medio camino entre Cracovia y Leópolis (Ucrania). Además de un ferviente cristiano, Jofez era un experto agricultor, que aplicó nuevas técnicas en sus cultivos y trató de compartirlo con sus vecinos. Casado con Wiktoria en el año 1935, al año siguiente nacería la mayor de sus hijas, que en el momento del crimen de toda la familia contaba solo ocho años. Conocidos como “los samaritanos de Markowa”, eran agricultores que vivieron en la pequeña ciudad polaca de Markowa en el condado de Lancut, distrito de Rzeszow. Fueron asesinados el 24 de marzo de 1944 por los nazis por haber escondido a ocho judíos en su finca. InfoCatolica, Aciprensa, polskifr

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.