Billie Eilish donará las ganancias de un show a la multinacional del aborto

Planned Parenthood recibira donaciones de una cantante que promueve el satanismo, el suicidio e induce a los jovenes a cortarse la piel para auto lesionarse. El pasado 14 de septiembre, Billie brindó un multitudinario show en el festival Atlanta Music Midtow. Atlanta es un estado que contradice a la artista, ya que hace algunos meses se aprobó allí una ley que penaliza el aborto inclusive en casos de violación. Dijo: “Mañana voy a dedicar mi show y donar una porción de mis ganancias a Planned Parenthood”, escribió Eilish en sus redes. Tn.com

Nunca fue sancionado por las autoridades

Se llama Kermit Gosnell, tiene 72 años y ejercía en la ciudad de Filadelfia, el abortorio más grande de la ciudad. Según el veredicto, el doctor es autor de tres delitos de asesinato por la muerte de tres bebés que habían nacido vivos. Su asistente, Eileen O’Neill, también es culpable de varios delitos de conspiración. Además, el doctor es responsable del homicidio involuntario de una mujer que falleció en su clínica. “Pues (el doctor) está como estaría cualquier otra persona en su situación, desilusionado y abatido. Durante esta vista tan larga hemos explicado cuál es nuestra posición. Ha sido un juicio justo. Expusimos nuestros argumentos y el jurado se ha pronunciado”, explica su abogado defensor Jack McMahon. El proceso causó una gran conmoción, tanto entre los partidarios como entre los contrarios al aborto porque el fallo del gran jurado ha puesto de manifiesto el funcionamiento de la clínica del doctor Gosnell durante casi tres décadas. “Un centro decrépito e insalubre, sin personal cualificado, en dónde se llegaron a cobrar 3.000 dólares (unos 2.300 euros) a inmigrantes, por una interrupción ilegal del embarazo”. Nunca fue sancionado por las autoridades. La fiscalía pidió la pena de muerte. Euronews. Resultado: cadena perpetua.

 

Gemelas con síndrome de Down: Los médicos le dijeron seis veces que las abortaran y ella se negó

Las probabilidades de tener gemelos idénticos con síndrome de Down son una en un millón y esta mamá fue uno de estos raros casos. Durante el embarazo, los médicos le recomendaron seis veces que abortara y la gente que se enteraba de su situación la bombardeó con todo tipo de condolencias antes de que sus hijitas nacieran. Sin embargo, ella vio todo como un milagro y quiso tener a sus hijitas que ahora tienen 2 años. Rachael Prescott tiene 39 años y vive en Oregon, Estados Unidos. Desde que se enteró que estaba embarazada de gemelas idénticas, Charlotte y Annete, los médicos le recomendaron insistentemente a ella y a su pareja Cody, de 32 años, que las abortara por los problemas de salud que podrían padecer las pequeñas debido a su condición genética. Según los especialistas, las gemelas probablemente necesitarían una cirugía a corazón abierto inmediatamente después del nacimiento debido a una enfermedad cardíaca congénita que sospechaban que se iría desarrollando. Pero Rachel tenía dudas sobre este diagnóstico ya que los médicos parecían estar más preocupados de que las mellizas tuvieran síndrome de Down y no una afección cardíaca. Sin embargo, a pesar de todo pronóstico negativo, Rachael continuó con el embarazo y hablaba de sus hijas como si fueran milagros por las probabilidades que supone tener gemelos idénticos con síndrome de Down. Y fue hasta el nacimiento de sus hijas, e incluso después de dejarles en claro que quería tenerlas y que se sentía muy feliz de poder sumar dos miembros a la familia, que los médicos continuaron expresando su preocupación sobre el síndrome de Down. La pequeña Charlotte fue sometida con éxito a una cirugía a corazón abierto a los seis meses de edad y afortunadamente, Annette nació sin ningún tipo de defecto cardíaco. “Nuestras niñas se tambalean, dan sus propios pasos, se ríen y exploran cada centímetro de nuestra sala de estar. Les encanta jugar con sus hermanos mayores y adoran a su perro Max. Ya han empezado las típicas peleas entre hermanas por los juguetes, pero se acurrucan juntitas en la cuna que comparten cada noche con amor total”. Babysitio

La patronal del aborto en España es condenada por mentir a las mujeres sobre los riesgos del aborto

La patronal del aborto ha sido condenada por publicidad engañosa después de mentir, a través de su página web, sobre las consecuencias que pueden derivar del aborto. La organización de juristas señala que «la perforación del útero, el riesgo de esterilidad o el suicidio son algunos de los riesgos que ACAI ha ocultado».

Abogados Cristianos ha anunciado nuevas acciones tras esta victoria: «Vamos a continuar el proceso para que se les retire la financiación pública a las clínicas». Algunos de los centros asociados a ACAI son: Clínica Dator, El Bosque, Belladona, Pacífico, Isadora, Buenavista, Ginesur, Ginecológica Callao, Policlínica Retiro, Casanova, Ginemur, Poliplanning, Actur o Clínica Triana. 

Polonia Castellanos, presidenta de Abogados Cristianos, señala que «se ha hecho justicia contra una organización que, para beneficiarse, ha mentido a muchas mujeres animándolas a abortar como si estuvieran libres de serias secuelas». Subraya que «las ayudas públicas tienen que ser destinadas a las madres que tienen pocos recursos y no a los empresarios del aborto que sólo buscan dinero en el sufrimiento ajeno». ACAI ha anunciado que recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo, señalando que el Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha dado la razón a las Clínicas Belladona y Buenavista del Principado, a quienes Abogados Cristianoshabía acusado, de manera particular, por hechos similares a los de ACAI. Infocatolica

(Foto: Joven se suicida tras no poder superar trauma del aborto)

Joven libra batalla jurídica para evitar que su novia aborte

Juan Pablo Medina, un joven de 25 años de Popayán, interpuso una tutela para evitar que su novia, una joven de 22 años, aborte. Ella ya tiene siete meses de gestación. Dice él que fue un embarazo deseado, pero, al parecer por presiones de la familia de la joven, ahora está buscando un aborto legal argumentando problemas mentales. “Ella dice que no está preparada para tener un bebé, que no tiene los recursos y eso le está generando dificultades en su salud mental”, dice Juan Pablo, que no ha podido entablar contacto con su novia, con la que vivía en unión libre, desde que su suegra y el resto de su familia se enteró del embarazo.Juan Pablo ha protagonizado protestas en las calles de Popayán con carteles en los que le pide a su novia que renuncie de la idea de abortar.“Yo ya le tengo la cuna, los pañales y todo”, dice este joven que ahora emprendió una batalla jurídica para evitar se cumpla el procedimiento, y además ofreció hacerse cargo de todo lo que necesite el bebé. “Ella me bloqueó de todo, hasta de las redes sociales”, dijo el joven quien únicamente ha tenido un par de comunicaciones con algunas personas de la familia de su novia y se ha enterado de sus intenciones porque le ha hecho seguimiento documental al asunto en los centros de salud, con la ayuda de su abogado. Blueradio

Proponen adoptar antes de dar a luz. ¡Gracias Argentina!

Imagen | Publicado el por

El hospital tiró a la basura al bebé Ana María: “No me dicen qué hicieron con mi hija y quiero enterrarla”

Ana María nació en el límite de las 23 semanas, cuando un feto ya no puede ser tirado a la basura. El Hospital de Torrejón les mostró a los padres el cuerpo, les dio una ficha con sus huellas dactilares… Y luego la hizo desaparecer. Ellos reclaman poder enterrar a su hija.

“Ah, pero, ¿es que lo queríais? ¿Para qué?”. Así -con el pronombre personal “lo” refiriéndose a su hija recién fallecida- fue como Radu supo que el Hospital de Torrejón se había deshecho del cadáver de su hija, recién nacida y muerta prácticamente a la vez.

Minutos después del parto, los médicos le habían mostrado el cadáver de la pequeña, de casi 23 semanas de gestación, con “un gorrito que le habían puesto”. También le habían dado una fichita con las huellas dactilares y el nombre, Ana María, la clásica ficha que se le hace al recién nacido. El hombre aún guarda una foto que le hizo al pequeño cuerpo, aún caliente. Con el hondo dolor de saber de la muerte de su hija justo al nacer, Radu, que había estado junto a su mujer en el alumbramiento y “ya nos dimos cuenta de que algo no iba bien al ver que la niña no lloraba“, se había vuelto al paritorio. “QUEREMOS AL MENOS LLORAR A NUESTRA HIJA” .A ver a su mujer, Valentina, que seguía con la tensión desatada, motivo que había obligado a forzar el parto -en el que ella llegó a perder el conocimiento- “para no poner en riesgo la salud de la madre, según nos dijeron”. Entre ambos lo decidieron: tras un embarazo complicado y muy costoso anímicamente, enterrarían a Ana María en un cementerio, “para poder ir a llorarla, porque nos. Tomada la decisión entre ambos, Radu volvió a hablar con los médicos, a reclamar el cadáver, cuenta. Esto sucedió horas después, porque tuvo que estar pendiente de su esposa, ingresada en la UCI. Y ahí, al preguntar por su hija, fue cuando recibió la respuesta antedicha. “Me dijeron que para qué quería eso, que no entendían… Me quedé alucinado. ¿Cómo no voy a querer el cadáver de mi hija?“. Sucedió el 8 de noviembre de 2017 y siguen reclamando el cuerpo, ahora al Servicio Madrileño de Salud (Sermas), que se ha limitado a confirmar a este diario que la reclamación está “en estudio y pendiente de resolución”. LA NIÑA ESTABA VIVA APENAS TRES HORAS ANTES. El feto estaba vivo “apenas tres horas antes”, porque había sido monitorizado, explica Radu a EL MUNDO. Pero la historia tiene un flanco aún más extremo. El cuerpo de Ana María estaría, a tenor de los documentos del embarazo consultados por este diario, en el mismo límite de dejar de ser considerado residuo orgánico… Por apenas unas horas. Según el seguimiento central del embarazo, Ana María llevaba 22 semanas y seis días de gestación. Es decir, un solo día más y no habría podido ser tirada sin más. “Pero es que incluso hay documentos en que consta que llevaba 23 semanas de gestación, y ahí sí que estaría fuera del límite”, dice Adrián Carriedo, del despacho Lex Abogacía, letrado de la familia junto con Javier de la Peña. + en El Mundo