Teléfono SOS aborto: decenas de casos en un mes

Ana llama para pedir un abortorio urgentemente. Esta de 26 semanas de embarazo. Vive en un pueblo cercano a Valencia. Tiene un trabajo agotador, incluso fines de semana. Lleva 9 años en España, viene de un país satélite de la antigua Rusia. Después de hablar largo rato interrumpe la llamada. Tiene que volver al trabajo. Vuelve a llamar cuando tiene un rato libre, pero comunica el teléfono SOS aborto (693632326). Ya de noche vuelve a excusarse: “no puedo, estoy cansada, mi madre vive lejos…”. Pero ella sabe que ningún argumento vale para decidir que tu hijo no viva. Ya han pasado 2 semanas. Cada día mira en Internet la evolución de su embarazo. Llama ilusionada con su primera ropita. No para de lamentarse como intentó acabar con la vida de su bebé.

Isabel vive en el sur de España. Su pareja quiere que aborte. Está de pocas semanas. Planifica fríamente su cita con un abortorio, pero nos llama para que le aconsejemos el mejor. No quiere abortar pero su entorno la aconseja hacerlo, que es muy joven y va a interrumpir los estudios. Pero ella intuye que lo que va a interrumpir es su vida, y sobre todo la de su hijo. No es escusa para no estudiar. Va mal en los estudios. En el instituto la aconsejan abortar. Pero ¿quienes son ellos para decidr que su hijo no viva? Me llama todos los días. Esta impresionada como nadie le ha dado argumentos como lo nuestros. A veces cuesta entenderla con ese fuerte acento andaluz. Nadie en su colegio le ha enseñado lo que es el aborto y a sus amigas tampoco. Han pasado ya 12 días. Y sigue llamando todas las noches. Ha decidido esperar a que su familia se haga a la idea de que va a tener un hijo. Probablemente esté así todo el embarazo. Pero cada vez es más valiente. Marta Velarde, Rescatadores Juan Pablo II-a. MásFuturo

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Teléfono SOS aborto: decenas de casos en un mes

  1. fallenangel dijo:

    Una mujer que se plantea un aborto de un feto sano pasados los seis meses?. Como no tuviera una malformacion muy grave, que se plantease lo que quisiera, que legalmente no podría hacerlo.

    La otra es muy joven, no estaba muy convencida de abortar y no aborta. Me parece muy bien. A los padres seguro que no y me pongo en su lugar. Que tener un hijo no es excusa para no estudiar?. De momento, si no se encarga alguien del crio mientras está estudiando, trabajando o lo que sea que no implique estar con el pequeño, que se olvide de estudiar algo que no sea un cursillo. Continuará sus estudios, si decide hacerlo, si la madre

  2. fallenangel dijo:

    …si la madre se encarga o cuando el niño sea mayor, compaginandolo muy probablemente con el trabajo o el paro. Lo sé, lo he vivido. Si una adolescente o mujer joven se plantea ser madre es porque ya ha estudiado lo que tenía que estudiar, no sirve para empollar y ya pensaba colgar los libros (en ese aspecto, lo mismo le dará ser madre ahora que después), suele tener sentimientos de soledad, aislamiento y problemas afectivos por las causas que sean y, en general, todo muy visto y vivido o eso se cree, que la vida suele ser larga y a los veinte uno no suele tener mucha paciencia y cree que el mundo se le acaba y hay que aprovechar, que la vida corre muy deprisa.

  3. fallenangel dijo:

    Yo creo que los padres lo que deberían hacer es ponerle a un bebé para cangurearlo de 24 a 48 horas como minimo. Todas las que se planteen ser madres deberían hacerlo. No fallaba. La mayoria no necesitarian mucho mas para correr a la clínica y pensar en que se han librado de una buena.

    • mablave dijo:

      Y, ¿cuál es el valor que le das tú a una vida? ¿una carrera? ¿poder dormir una noche del tirón? Estás olvidando la dignidad de esos niños y reduciendo su futura vida al esfuerzo y las renuncias que van a tener que hacer sus madres. Además de que pasas por alto todas las alegrías que les van a dar.

  4. fallenangel dijo:

    Estoy poniendo la realidad sobre el tapete. Repito: lo he vivido.
    Yo fui madre muy joven y, aunque no me arrepiento de haberlo hecho con treinta y cinco o cuarenta porque mi madre hubiera sido muy mayor para ver crecer a su nieta, hubiese sido imposible debido a que he quedado estéril siendo bastante joven y sabe Dios si una displasia cervical se convertirá en algo más y entre unas cosas y otras llegue con vida a los cincuenta (para llegar mal, prefiero no llegar y no dejar niños de corta edad huérfanos absolutos), no es fácil.
    A ver si os creeis que hubiera podido trabajar de limpiadora en una residencia geriatrica fines de semana, fiestas y a horas intempestivas en ocasiones si mi madre por poner un ejemplo si mi madre no me hubiera estado al pie del cañón. Hubiera podido compaginar aquello con estudios, un ciclo formativo, sí, con mucho estrés, pero no quise. No me arrepiento.
    Eso sí, sin mi madre al pie del cañón a todas horas, nada.
    Y tengo un buen nivel de estudios, pero a la hora de que trabajar, cuando se llega a cierta edad y encima se tiene familia, no puede ir una de exquisita.

  5. fallenangel dijo:

    Debido a ello y quizá también a que no tengo un carácter tranquilo, dulce y naturalmente maternal, he pagado un peaje muy duro, el mismo que también pagó mi padre en su momento: sentir que uno es bastante prescindible, que ha perdido su papel y ya es muy difícil recuperarlo. Y eso es como morir en vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s