La mujer que venció a todas las presiones para que abortara

La propia madre de Michelle arregló los papeles para que se sometiera al aborto. Ella llegó a acudir a la clínica, pero una mujer hizo que cambiara de idea.

Tenía 19 años cuando se quedó embarazada. No se lo esperaba y como cualquier joven a su edad tenía planes de futuro. “Yo iba a comenzar las clases de estética en septiembre y pensaba compaginarlo con un trabajo que tenía cuando me enteré que estaba embarazada; no me lo esperaba”. Consciente de su edad y que era dependiente de su madre, Michelle se vio sometida a una gran presión tanto social como familiar. “Me dijeron que iba a arruinarles la vida y la mía, que no podían alimentar una boca más y me presentaron a otras personas de la familia que habían abortado. Hubo un momento en el que pensaba que realmente le estaba arruinando la vida a mi familia. Me convencí de que yo era el problema y, sentada en un puente, pensé en quitarme del medio”, ha contado.  “Cuando fui al médico, me dijo: ‘aquí están los papeles para que abortes’. A ti te dicen aborta, aborta, aborta… por todos lados. Entonces yo fui de cabeza”, señala. Tras realizar el papeleo que exige la Seguridad Social, Michelle acudió a la clínica dispuesta a abortar y de esta manera resolver el conflicto que estaba teniendo con su familia y su novio. Recuerda que “iba tan ciega que no vi que había una señora delante de mí hasta que me empezó a hablar”. “Me paró y recuerdo que me preguntó, ¿qué es lo que necesitas para no abortar?”, rememora. Esta es la pregunta que ha reconocido   Michelle que fue como “la luz que me hizo despertar y darme cuenta de lo que estaba a punto a realizar ”. Se sentó llorando en una esquina con Marta, mientras ella le hablaba ofreciéndole su ayuda.  “A ti te dicen aborta, aborta, aborta… por todos lados… entonces yo me fui de cabeza”, señala. Completa en Cope.es

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.